La llegada del ferrocarril a Zapala

La llegada del ferrocarril; el 2 de febrero del año 1914, Zapala fue concentrando una fuerte inmigración de extranjeros provenientes principalmente de chile, Siria, Libia e Italia.

El tren divide a la ciudad en dos, de un lado se encuentra una zona comercial con antiguas construcciones, y del otro, una netamente residencial y con toques de modernismos. la importancia del ferrocarril, otro elemento resultante del modelo agroexportador  que se intentaba imponer. Recién nacido el siglo, en 1902, los rieles llegan a la confluencia de los ríos Neuquén y Limay, y se extienden hasta Zapala en 1913. La finalidad era conectar la región con los centros de Argentina y orientar el comercio hacia el Atlántico. No obstante, toda esta infraestructura impuesta no logra, en sus inicios, desplazar las prácticas de comercialización social y comercial vigentes respecto de Chile. En el caso de Zapala, el comercio se vio altamente favorecido por esa doble entrada y salida Este-Oeste, a tal punto que en 1920 la ciudad reunía la producción e intercambio de toda la región, cobrando así una importancia inmensamente superior a la que tenía Neuquén, que desde 1904 se había convertido en la capital de la provincia y se situaba en la confluencia, una zona mucho más benigna y apta para el cultivo agrario.

Sin llegar a la metáfora, se puede afirmar que literalmente el destino de esta ciudad marchaba sobre rieles hacia ambos lados del continente. Sin embargo, esta circulación se contraponía con los intereses del flamante estado, por lo cual desde 1922 comienza el proceso de cierre de la frontera por el accionar de gendarmería, lo que se concretaría finalmente en 1938. Asimismo, las medidas proteccionistas aplicadas al comercio en la década del veinte, con aranceles cada vez más altos, sumado a los acuerdos de control de cambio establecidos en 1931 eran los primeros pasos de un plan de gobierno nacional de cerrar definitivamente la frontera con Chile. Todo esto ocurría mientras por parte del gobierno chileno se desarrollaba un plan de repatriación de los ciudadanos residentes en Neuquén, por lo que muchas familias emigraron temporariamente de la región, dado que debieron regresar ante la imposibilidad de resolver allí

sus problemas socioeconómicos. Esto provocó la disminución del volumen de cabezas de ganado producidas por la reducción de una generosa superficie de tierras destinadas a la ganadería. Llegaba a su fin el auge de Zapala como pujante ciudad dedicada a la ganadería y al comercio, como resultado de las medidas implementadas por los gobiernos de Argentina y Chile

Zapala – Parada de Estación – 1921
Foto Gentileza Museo Municipal de Zapala

.Si se estudia hoy el mapa poblacional, se advierte claramente al proceso de urbanización que se ha dado en la provincia, con la concentración de la inmensa mayoría de la población en la ciudad capital. En toda la provincia se cuentan más de  500.000 habitantes, pero de éstos, más de 400.000 habitan en la capital. En el interior, las ciudades del desierto no crecen en la misma proporción.