Falleció la policía atropellada por un conductor borracho

Erika Perezlindo (25) era madre de dos chicos. Agonizó una semana.

Buenos aires. Erika Perezlindo, la agente de la Policía local del partido bonaerense de Pilar que había sido atropellada en Panamericana hace una semana por un conductor borracho, murió durante la madrugada de ayer. La joven tenía 25 años y era madre de dos hijos. Sufrió durante el episodio severos traumatismos en el cráneo y aplastamiento torácico, que desembocaron en su deceso.

El accidente ocurrió el domingo 19 de noviembre, cuando un hombre que conducía ebrio atropelló a la policía que ordenaba el tránsito en el ramal Pilar de la autopista Panamericana luego de un choque múltiple.

En ese momento, fue trasladada con heridas severas al Centro Médico Fitz Roy, de la Ciudad de Buenos Aires. El conductor del Volkswagen Gol, identificado como Diego Gabriel González, tenía 1,99 miligramos de alcohol en sangre cuando fue detenido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *