De Zapala a Malasia con los genios de la ingeniería mundial

Federico Loker estudia Bioingeniería y fue invitado a un foro en Kuala Lumpur.

Pablo Montanaro

montanarop@lmneuquen.com.ar

Neuquén.- Sus familiares cuentan que cuando Federico Loker iba a la Escuela Primaria 257 República de México de Zapala se dedicaba a desarmar juguetes para armar cosas que le gustaban, y unos años después cuando cursaba el secundario en la EPET 11 hacía cursos de robótica y programación. Ahora, a los 21 años y con el sueño concretado de estudiar Bioingeniería -cursa segundo año en la Universidad Nacional de Entre Ríos-, alcanzó otra de sus metas, la de viajar a Kuala Lumpur, Malasia, para asistir al Foro Mundial de Educación en Ingeniería y Congreso Mundial de Ingeniería.

Federico llegó en noviembre a la ciudad más grande de Malasia gracias a una beca que recibió al ganar el Cuarto Foro Argentino de Estudiantes de Ingeniería (FAEI) por el premio del proyecto UNILAB desde Speed, una organización estudiantil sin fines de lucro que aspira a crear impacto en la enseñanza de Ingeniería y su efecto en la sociedad.

En diálogo con LM Neuquén, desde Oro Verde, ubicada a 10 kilómetros al sur de la ciudad capital entrerriana, Federico contó que el proyecto premiado “trata sobre la importancia del acceso a laboratorios de instituciones públicas por parte de estudiantes universitarios y emprendedores de la zona. Propone una plataforma digital que promueve la sinergia entre las partes y crea un ambiente ideal para el desarrollo de proyectos con base tecnológica, que potencialmente se convertirán en empresas con un alto impacto en la economía de la región”.

Resaltó la experiencia que significó asistir al foro “con mucha gente súper interesante de distintos puntos del planeta. Fueron los diez días más intensos de mi vida y agradezco a todos los que aportaron y ayudaron para que pudiera vivenciar esta experiencia transformadora”. Y agregó: “Éramos estudiantes de más de veinte países compartiendo y conociendo”.

En su haber, Federico junto a Nicolás Aguerre, compañero de la EPET 11, inventaron un brazo robótico que llamaron ARMar con el cual ganaron una Feria de Ciencias y Tecnología de Zapala, la provincial, y participaron de la nacional en Misiones. “ARMar era un brazo articulado robótico capaz de copiar los movimientos de una mano humana mediante un guante controlador. Poseía 17 grados de libertad”.

Con el 25 por ciento de las materias aprobadas, el joven zapalino no piensa mucho en su futuro. Sin embargo, señala que le interesaría crear una empresa de tecnología vinculada al tema satélites.

“Siempre fui fanático de Invap, Arsat, así que la idea va por ese lado”, concluyó.

Recuerdos de la EPET 11 y solidaridad

“Tengo los mejores recuerdos de mis años en la EPET 11 de Zapala, sobre todo porque tuve muy buenos docentes que me han abierto puertas al aprendizaje y al conocimiento”, explicó Federico Loker, quien allí se recibió de técnico electricista con orientación en electrónica industrial.

Pero los días del joven no sólo están dedicados a estudiar e investigar, también forma parte de un grupo de voluntarios para ayudar en los estudios a los chicos de la Escuela Secundaria de Gestión Social Pablo de Tarso del barrio Anacleto Medina, uno de los más pobres de Paraná.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *